La cultura musical peruana

domingo, 8 de febrero de 2009

Fin

Todo lo bueno tiene su final y este es el final de mi aventura en tan lejanas tierras. Aquí dejo grandes experiencias, amigos y momentos inolvidables. Me alegra haberos hecho partícipes de todo esto a través de estos interminables relatos.

Me encantaría haber escrito antes sobre los últimos días aquí, pero os aseguro que me ha sido imposible. He intentado exprimir las horas para terminar mi trabajo (hasta jornadas de 12 maratonianas horas en la oficina) y para poder despedirme como quería de mucha gente, aunque a veces no ha sido suficiente.

La última vez que escribí fue después de mi subida al Tajumulco. Aquella vez me tocó subirme sólo para arriba, ya que no encontré a nadie que me acompañara. Por suerte la semana siguiente comenzó a llegar la "mara" a Xela. Por fin Josh y Lisa volvían de vacaciones. Claudia ya andaba por la ciudad y Eva había vuelto de Francia para quedarse a vivir con Bayron!!!

Elregreso de Eva fue algo que me animó muchísimo. Se había decidido a volver para quedarse a vivir. Quedamos en el cuartito para vernos todos juntos, ya que aunque hacía tres meses que no veía a Eva, también hacía bastante que no veía al resto. Cuando la encontré le caía el lagrimón por volver a vernos en Xela y en el cuartito a todos otra vez...

Esa noche hablamos largo y tendido y quedamos para la subir el Santa María el fin de semana. Es el volcán que se ve desde cualquier lugar de la ciudad. Llevaba tanto tiempo viéndolo que no quería irme sin subirlo. Paralelamente a todo esto, yo ya había comenzado mi maratón de trabajo. Iba a contrareloj para entregar cosas y apenas tenía una semana y media para poner en claro cuatro meses de visitas, ideas y muchos nuevos conceptos sobre desarrollo y agronomía que desconocía hasta mi llegada aquí.

Las cosas se ponían compicadas por determinados factores pero por suerte volvía a tener a la gente con la que me sentía tan a gusto en Xela. Por si no fuera suficiente aún conocía a más gente que me ayudaría a que esos días tan complicados lo fueran un poco menos y como no seguía teniendo mis apoyos desde Europa.

El viernes siguiente quedé con Eva y Bayron en el cuartito otra vez. Había un montón de gente que no conocía de nada sentados con ellos. Por lo visto Bayron los había conocido en una fiesta y había quedado con ellos. Eran un grupo de gringas y unos argentinos muy peculiares. Ahí conocí a Rebekah, que en el poco tiempo que he tenido de compartir con ella se ha convertido en una muy buena amiga, pese a ser gringa jajaja.

Al día siguiente subimos el volcán. No me extenderé tanto como con el Tajumulco pero vale la pena destacar que aunque fue más larga la subida este no fue ni la mitad de exigente. Desde la cima se veía una bonita panorámica de Xela, la cordillera de volcanes y, si no hubiera sido por la puñeteras nubes, el cráter del santiaguito con sus erupciones.



Las semana siguiente fue un absoluto estrés. Algunos días se me hacían eternos en la oficina. Entraba a las 8 de la mañana y salía a las 8 de la noche, pero cada vez el trabajo iba tomando mejor forma. Al salir del trabajo iba quedando con la gente, pues en cuanto presentara el trabajo quería irme al lago otra vez y descansar unos días antes de volver al viejo continente.

El jueves José Manuel tuvo un detallazo invitando a los jóvenes de la oficina a una cena en su casa para despedirme. Vinieron todos menos mis grandes compatriotas y la verdad es que estuvo genial. Muchas risas y carne a la parrilla, un buen momento de distensión.

Vino bien ese momento de relajación con amigos, ya que el viernes era la fecha de mi presentación a Alejandro. Cuatro meses de trabajo que esperaba le gustase. La verdad es que terminó muy contento con el trabajo y sólo me matizo un par de detalles. Estaba muy contento y hablamos de presentarlo al resto de la oficina el lunes.

Así nos plantamos en el fin de semana pasado. Me encontraba en casa sólo, aún no sé por qué, y José Manuel me ofreció ir a la feria de la Candelaria en Jacal. Me apetecía despedirme bien de él y vi una buena ocasión, además me encanta Jacal y en fiestas prometía. Fue un largo viaje que mereció la pena. Como siempre sus padres se portaron de maravilla conmigo y con Joseph, que también nos acompañó. Allí asistimos a un "palenque" que es una pelea de gallos, un baile vaquero y como no, visitamos una cantina hasta bien tarde. Lo del palenque fue una experiencia curiosa, pero esperaba que fuera menos cruel la verdad.

El fin de semana estuvo de maravilla, con el río azul muy azul y los bonitos alrededores de Jacal. El domingo intentamos volver por el camino de Todos Santos, que es increíble igual que el pueblo, pero un imprevisto nos hizo regresar a Jacal y dejar a José Manuel. Lo siento...





El lunes era mi presentación al resto de la oficina. Invité a Eva también porque le interesaba el tema para el proyecto que lleva entre manos con Bayron y porque estaba seguro que tenía mucho que aportar. Vinieron todos menos José Manuel, que estaba en Jacal, y mis queridos compatriotas que a día de hoy aún no sé dónde estaban. Las aportacione fueron de gran ayuda y me serán muy útiles en el documento final.

Así nos plantamos en el martes. Yo ya no tenía más que preparar las cosas para mi vuelta y asistir al almuerzo de despedida. Mis queridos compatriotas ya habían aparecido, pero decidieron que no valía la pena asistir al almuerzo, por lo que vinieron Liseth, Alejandro, Joseph y José Manuel. Estos almuerzo suelen ser muy divertidos y éste no fue menos. Hablamos largo y tendido sobre la oficina, el tiempo que he pasado aquí, Guatemala y sobre los "hobbits" que vinieron y los que están por venir. Siempre con mucho humor de todo.



El miércoles salí para el lago. Dos días en Panajachel, uno en San Pedro y otro en San Marcos. Ese era el plan inicial, pero luego varió un poco. Estuve los dos días en Pana, pero temporada baja y entre semana pues no había ni Cristo allí. Así que me fui a San Pedro.






Aquello estaba más animado con los hippies de siempre. Estuve un día de relax y tomando el Sol en el que conocí a algunas personas y me encontré a algunas ya conocidas. Al día siguiente vino Rebekah, que tenía su "fin de semana gratis". Como vino un poco enferma de la tripa no nos fuimos a San Marcos, ya que había que ir en lancha. De todas maneras San Pedro estaba muy tranquilo y en los siguientes día pudimos tomar el Sol y bañarnos.


Y así nos plantamos en el día de hoy. Estoy en Guate escribiendo la que pensaba que sería mi última entrada del blog. No va a serlo porque como muy bien me ha argumentado alguien, para determinados lectores estaré escribiendo desde la otra punta cuando lo haga en Valencia.

Unos días más que complicados estos últimos. Dejo grandes amistades que espero perduren pese al tiempo y la distancia. Espero que todos esos proyectos, tanto personales como profesionales salgan adelante y la próxima vez que venga a Guate pueda verlos. Proyectos como el de José Manuel y Flor con Gabriel, como Pachamama Travel Tours de Evita, Bayron y Josh, como el Infi con los tres mosqueteros, XelaGrooves y sus manifestaciones artísticas, casa N´oj y tantos otros por parte de tanta otra gente. Ojalá todos vayan de maravilla.

Desde la última entrada desde Guate me gustaría agradecer a gente como José Manuel, Flor, Bayron, Claudia, Evita, Josh, Lisa, Rebekah "pinche gringa", Oscar, Carlos, Boni, Pedro , Javier y tantos otros que seguro olvido en este momento pero que no son menos importantes. Muchas gracias a todos por hacer que la distancia de la familia y amigos, que a veces es tan difícil de llevar, se quedará en una nimiedad. Gracias por hacer Xela un bonito lugar para vivir y por tantos recuerdos que quedan.


PD: Os dejo el video del himno de Xela, que es bien bonito.

2 comentarios:

BuRBu dijo...

Qué alegría tenerte aquí de nuevo.

Y lo mejor...
que parece que fue ayer y no hace 5 meses cuando te vi por última vez... :)

Unknown dijo...

Cuerpo¡¡¡ te recuerdo la obligación que tienes para con tus seguidores